Miradores de Roma

No te vamos a mentir: elaborar una lista de los mejores miradores de Roma es tarea fácil, porque Roma impresiona la mires por donde la mires.

Que sí: que el tráfico en la capital italiana es más bien infernal, y que siempre hay cientos de turistas en -casi– cualquier punto del centro, pero no se puede negar que cuando haces una parada para contemplar las vistas de Roma desde alguno de sus miradores… sabes que el viaje ha valido la pena.

Aquí va nuestra selección de miradores en Roma; lo mejor es que la mayoría de ellos son gratis. Algunos te harán caminar y otros subir unas cuentas escaleras, pero te garantizamos que la panorámica de Roma que te espera al final, merece el esfuerzo.

Y recuerda que encontrarás todos estos miradores de Roma ya incluidos en nuestros itinerarios y rutas por Roma para que puedas incluirlos en tu viaje por la ciudad de forma sencilla.

Los miradores de Roma más famosos: 4 vistas imprescindibles

Seguro que en tu viaje a Roma pasarás por estos tres lugares imprescindibles en cualquier visita a la ciudad; no olvides subir a sus miradores… y prepararte para subir escaleras.

Monumento a Víctor Manuel II

Nos atreveríamos a afirmar que casi todos los mejores miradores de Roma son gratis, y sin duda este es uno de los imprescindibles. Se trata de la terraza intermedia del mastodóntico monumento a Víctor Manuel II, a la que puedes entrar gratis para deleitarte con una de las mejores vistas de la ciudad: al frente, la Plaza Venecia y, en un lateral, el palacio del mismo nombre, primer palacio renacentista de Roma.

Si avanzas por los laterales de la terraza te asomarás a las ruinas del impresionante Mercado de Trajano y, un poco más allá, verás el icono por excelencia de la capital italiana: el Coliseo.

La mejor hora para subir es al caer la tarde, cuando el cielo tiñe las vistas de rosa y naranja y el mirador se llena de parejas mirándose a los ojos al son de algún músico callejero. Muy romántico todo…

¿Lo mejor? El Monumento a Víctor Manuel II es accesible en ascensor, por lo que es una gran opción si vas a viajar a Roma con niños o tienes movilidad reducida y quieres disfrutar de una de las mejores vistas de Roma. Encontrarás el ascensor entrando por una pequeña puerta situada en el lateral derecho del monumento (si lo miras de frente).

Si no te importa pagar entrada, puedes utilizar un segundo ascensor que te lleva hasta la parte superior del monumento, pero como te decíamos, este sí es de pago y las vistas no se diferencian tanto respecto a las de la terraza inferior.

Cúpula de la Basílica de San Pedro

Es de pago y siempre tiene largas colas para subir, pero es incuestionable que el mejor mirador de Roma para contemplar la Plaza de San Pedro del Vaticano en todo su esplendor es la cúpula de la Basílica de San Pedro, por su situación central y su gran altura.

Recuerda que si vas a visitar el Vaticano lo mejor es sacar con antelación las entradas (si pagas un suplemento puedes, además, saltarte las colas de acceso a los Museos Vaticanos), pero no hay forma de saltarse la cola para subir a la cúpula. Lo más práctico es que vayas directo a la cola para la Cúpula de San Pedro a primera hora de la mañana, y después dedicar el resto del día a visitar la basílica, la plaza y los museos.

También es importante que tengas en cuenta que la subida a la cúpula se hace a pie mediante escaleras, por lo que no es accesible para todos. Hay una parte accesible en ascensor (el primer tramo, en cuya terraza se obtienen unas vistas muy buenas de la decoración de la cúpula y de la basílica), pero el último tramo se hace únicamente a pie, por una estrecha escalera que recorre los 320 escalones hasta la parte superior.

Plaza de España y la Iglesia Trinita dei Monti

Es difícil encontrar un hueco para pararse en la atestada escalinata de la Plaza de España. O madrugas -muy- mucho o te toca “pelear” entre sus cientos de turistas, parejas de recién casados haciéndose fotos y guías turísticos de Roma buscando a su grupo paraguas en alto.

No obstante, si haces el esfuerzo de subir toda la escalinata llegarás hasta la entrada de la Iglesia Trinità dei Monti, desde donde se obtiene una vista muy bonita de la Piazza di Spagna con sus fuentes y las calles adyacentes.

Aunque es muy famoso, el mirador de la Plaza de España no es uno de nuestros miradores favoritos en Roma, pero como seguro que pasarás por aquí si vas a viajar a Roma, te aconsejamos echarle un vistazo.

Castillo de Sant’Angelo

Mausoleo para los emperadores romanos, palacio para los grandes papas y cárcel para los presos (pues funcionó como fortaleza desde la Edad Media) el Castillo de Sant’Angelo aguarda al final de uno de los puentes más fotografiados de Roma y, además, se puede visitar por dentro.

La visita al interior no es del todo obligatoria si vas a estar poco tiempo en Roma (alberga el Museo Nazionale del Castel Sant’Angelo), pero merece la pena por las vistas sobre el Tíber que nos brinda su terraza superior. Además, desde aquí puedes ver de cerca el curioso pasadizo por el que los papas escapaban del castillo en caso de amenaza.

Eso sí, hay que pagar la entrada al Castillo de Sant’Angelo para poder acceder a su mirador, aunque el primer domingo de mes es gratis.

Nuestros favoritos: los mejores miradores de Roma

Por su perspectiva, por su luz en ciertos momentos del día o por su situación privilegiada estos tres miradores son los favoritos de Guías Nómadas.

Mirador del Parque de los Naranjos (Giardino degli Aranci)

Hay que hacer una subida cuesta arriba considerable para llegar al coqueto mirador degli Aranci, enclavado al final de un jardín de naranjos relativamente cerca de la Iglesia de Santa María in Cosmedin y su famosísima Boca de la Verdad.

Encontrar el mirador no tiene pérdida: desde la iglesia, avanza hacia al lateral y cruza la calle. Comienza a subir la cuesta que rodea la colina del Aventino, y que verás pegada a un muro (son unos 15 minutos) y te adentrarás en uno de los barrios más curiosos de Roma, un pequeño oasis de vegetación salpicado de chalets que se mezclan con iglesias y monasterios.

Continúa subiendo por el lado derecho de la cuesta y permanece atento: el mirador se reconoce enseguida, porque en cuanto pases por la puerta adivinarás que al fondo de esas hileras de árboles se sitúa uno de los miradores más espectaculares de Roma. Abierto, amplio y con suficiente espacio para dar rienda suelta a la cámara. Su ventaja es que suele estar algo menos lleno de turistas, lo cual, hablando de Roma, es un punto a su favor, ¿no crees?

  • La dirección concreta, por si prefieres tirar de GPS, es Piazza Pietro D’Illiria y el nombre oficial del jardín es Parque Savello.

Si vas a visitar este mirador, un poco más arriba del Parque de los Naranjos te espera otra sorpresa. Lee hasta el final ;)

La colina del Palatino

La colina más emblemática de la antigua Roma es hoy uno de los mejores miradores de Roma. Un lugar privilegiado desde el que asomarse al foro romano, pues la altura nos permite apreciar cada detalle del que fuera el centro de la vida política y religiosa de la Roma clásica.

Puedes subir al mirador del Palatino con la misma entrada de acceso al foro y al Coliseo, pues la visita al Palatino está incluida en la misma.

Tabularium de los Museos Capitolinos

Hemos dejado lo mejor para el final y es que este es nuestro mirador favorito de Roma, al menos para contemplar el antiguo foro romano en todo su esplendor.

El Tabularium era el antiguo archivo romano y se encuentra dentro de los Museos Capitolinos (tendrás que haber pagado la entrada para poder acceder, pero son una visita imprescindible dentro de los museos de Roma).

Las vistas desde esta terraza porticada te quitarán el habla, con las imponentes columnas del antiguo Templo de los Dioscuros, todo un símbolo del foro de Roma, en primer plano. Tendrás prácticamente todo el foro a tus pies. La mejor hora para subir es, sin duda, el atardecer, con esa luz cálida sobre las ruinas del foro que, echándole un poco de imaginación, casi te transporta a la Antigua Roma. ¡Prepara la cámara!

  • Si no te apetece visitar los Museos Capitolinos, aquí tienes una alternativa low cost: existe otro mirador gratis justo en la parte inferior del Tabularium, al que se accede por un lateral del edificio central de los museos -el Ayuntamiento-, sin tener que entrar a los mismos. La vista del foro es similar, aunque impresiona menos por su altura más baja.

Miradores de Roma GRATIS

¿Vas a viajar a Roma con un presupuesto limitado? No te preocupes: lo mejor de una ciudad suele estar a la vista y en el caso de estos miradores gratuitos de Roma no tendrás que pagar entrada.

El mirador Pincio en Villa Borghese

La mejor panorámica de la Plaza del Pópolo, con el obelisco justo en el centro, se obtiene desde el parque de Villa Borghese, situado en la parte superior del Monte Pincio.

Es muy fácil llegar al mirador desde la plaza: si te sitúas frente a la Basílica de Santa María del Popolo (la que se encuentra justo en el lado opuesto de las dos iglesias gemelas) verás unas escaleras a mano derecha por las que puedes subir hasta Villa Borghese. Una vez arriba, desembocarás en una explanada donde verás un mirador con una panorámica inolvidable de la plaza.

El mirador de Pincio es un buen punto de partida para recorrer el parque más famoso de Roma, y una oportunidad para ver la Galería Borghese situada en el otro extremo del mismo (pero recuerda sacar las entradas con antelación, es prácticamente imposible visitarla sin reserva).

Mirador del Gianicolo

Nos vamos ahora al otro lado de la ciudad, cruzando el Tíber y atravesando el encantador barrio del Trastevere para disfrutar de las vistas de Roma desde la colina del Gianicolo. Busca la Plaza Giuseppe Garibaldi, desde la que se obtiene una panorámica completísima de la capital italiana.

Y recuerda que todos los días a las doce del mediodía se dispara un cañonazo desde el Gianicolo junto al monumento a Giuseppe Garibaldi… no te lleves un susto :)

El cruce de las Cuatro Fuentes (Quattro Fontane)

Esta es una vista curiosa en la que merece la pena detenerse cuando pases por la zona (y siendo una zona tan céntrica, seguro que pasarás).

Se trata de la confluencia entre la Via delle Quattro Fontane y la Via del Quirinale, decoradas con cuatro fuentes monumentales de estilo renacentista, y desde cuyo punto central se contemplan tres obeliscos a un mismo tiempo: el Obelisco del Quirinal, el de la Basílica de Santa María Mayor y el de la Plaza de España.

El Puente Sisto (Ponte Sisto)

Callejeando desde el Barrio Judío de Roma, al final de la bonita Via dei Pettinari (en esta calle, por cierto, se encuentra una de nuestras tiendas favoritas en Roma, Lela, una visita imprescindible para los amantes de la decoración y los materiales naturales) desembocarás en el Ponte Sisto.

Este es, sin duda, uno de los puentes más bellos de Roma, no tanto por su arquitectura, sobria y sin florituras, sino por su situación, conectando el centro histórico de la ciudad con el barrio de Trastevere.

Merece la pena detenerse unos minutos sobre el puente para contemplar las vistas a uno y otro lado del Tíber. La estampa es muy romántica al atardecer.

Bonus: los miradores de Roma SECRETOS

Estos dos miradores son curiosos, singulares y algo menos conocidos entre los turistas que los anteriores (¡de momento!). Anímate a llegar hasta ellos: las vistas merecen la pena.

Buco della serratura di Roma

Este mirador es, digamos, algo particular… aquí no tendrás una gran explanada donde posar para la foto ni tendrás que darte de codazos con otros turistas para poder contemplar las vistas.

De hecho, este mirador es exclusivo, solo para tus ojos. Y más específicamente, solo para uno de tus ojos.

Nos explicamos:

Se trata de una cerradura (sí, sí, como lo lees) situada en la puerta del antiguo Priorato de los Caballeros de Malta.

Pega un ojo a la cerradura y te sorprenderás con una imagen de postal en apenas unos pocos centímetros cuadrados: la Basílica de San Pedro con su inconfundible cúpula enmarcada por un bonito jardín. La estampa es digna de un cuadro, y aunque te suene un poco absurdo todo esto, tienes que verlo con tu propio ojo. ¡No te lo pierdas!

Encontrarás esta cerradura si continúas subiendo 5 minutos más desde el Parque de los Naranjos, en una plazoleta y a mano derecha, en un gran portón verde sobre el que luce esculpida en piedra la Cruz de Malta.

En los últimos tiempos el lugar se está haciendo famoso, por lo que seguramente veas una pequeña cola de turistas pegados a la puerta.

Lo Zodiaco en el Monte Mario

Aunque este lugar no está céntrico y para llegar implica coger un taxi, hay que incluirlo en la lista porque es, incuestionablemente, uno de los mejores miradores de Roma.

Se trata de Lo Zodiaco, un mirador astronómico que por su situación privilegiada sobre la parte más alta del Monte Mario (casi 140 metros de altura) nos ofrece una panorámica de Roma inolvidable.

Se encuentra pegado a un restaurante del mismo nombre (bastante turístico), pero se puede ir a tomar simplemente un café en su terraza para disfrutar sentado de una de las mejores vistas de Roma. Si buscas sorprender a tu pareja durante vuestro viaje a Roma, este es el sitio :)

  • La dirección concreta es Viale del Parco Mellini 88/92 y el restaurante abre todos los días de 09:00-02:00 menos los lunes, que abre solo desde las 18:00 horas.