Plaza Navona

Quizás sea la plaza que mejor representa esa imagen que todos tenemos en la cabeza cuando pensamos en Roma. Y es que la Plaza Navona (Piazza Navona), con sus fachadas de tonos ocres y rojizos y sus tres fuentes monumentales, con su constante ir y venir de turistas y sus artistas callejeros, representa a la perfección la personalidad de la capital italiana.

El estadio que se convirtió en la Plaza Navona

La Plaza Navona ha sido testigo del devenir de la ciudad desde los tiempos del Imperio Romano, cuando el emperador Domiciano mandó construir en este mismo espacio un enorme estadio para celebrar los agones (juegos en honor al dios Júpiter). Este estadio tenía capacidad para más de 30.000 espectadores.

¿Impresionante, no?

HEY! No te olvides de reservar nuestro tours en español:

🇪🇸 Free tour Roma en español (el imprescindible) ⭐⭐⭐⭐⭐

🇪🇸 Free tour nocturno (descubre Roma de noche)

🇪🇸 Free tour Roma Antigua (de la Boca de la Verdad a la Muerte de Julio César)

¡Todos los tours se complementan, puedes reservarlos todos!

  • Del antiguo stadium aún podemos ver algunos restos arqueológicos en el museo del Stadio Domiziano, situado en Via di Tor Sanguigna, 3.

Respecto al nombre de la Piazza Navona, parece que también tiene su origen en el estadio de Domiciano, pues algunos expertos opinan de la palabra agone podría haberse derivado navone y, a su vez y con el tiempo, navona.

¿Un lago en la Plaza Navona?

La plaza, con el paso de los siglos, iría transformando sus usos: durante la Edad Media se demolieron partes del estadio, también albergó el mercado de alimentos que luego se trasladaría a la Plaza Campo de’ Fiori y ya en el siglo XVII, el papa Inocencio X mandó transformar la Plaza Navona en una plaza barroca y monumental gracias a sus tres fuentes.

Imagina si sería monumental que, algunos días al año, la Plaza Navona se inundaba a propósito por la parte central (pues se reconstruyó con forma cóncava) taponando los desagües de sus fuentes, para transformarse en un lago en mitad de Roma que hacía las delicias de romanos y visitantes y que la convirtió, ya entonces, en uno de los lugares más famosos de Europa.

En la misma Plaza Navona encontrarás el Palazzo Pamphili (¡ojo! No confundir con el Palacio Dora-Pamphili, que también está cerca), reconocible por su gran fachada blanca y por ser en la actualidad la embajada de Brasil.

Este palacio perteneció a la familia Pamphili de la que era miembro Inocencio X (¿a que hora se entiende aún mejor su insistencia en embellecer la Plaza Navona?).

Lo más impresionante es la bóveda diseñada por Borromini y decorada con frescos de Pietro da Cortona.

  • Se pueden visitar algunas partes del interior del palacio reservando con antelación una visita guiada desde la propia web de la embajada: http://www.ambasciatadelbrasile.it/palacio/visita_guidata_por.asp

Las 3 fuentes de la Plaza Navona

Lo que más llama la atención al acceder a la Plaza Navona son sus tres fuentes, distribuidas a lo largo de la plaza.

La más conocida es la Fuente de los Cuatro Ríos, y la verdad es que cuando la miras de cerca, sus detalles impresionan. Es obra del maestro Bernini, y la expresión de las esculturas que representan los cuatros grandes ríos que se conocían en el siglo XVII (a saber: el Nilo, el Danubio, el Ganges y el Río de la Plata) es sobrecogedora.

Entre los cuatro ríos se eleva otro elemento habitual en muchas plazas romanas (como la Plaza del Pópolo o la Plaza de España) un gran obelisco egipcio, y a los lados, esculturas que representan la flora y fauna típica de los continentes de cada río y animales fantásticos. Coronando la fuente, una paloma, el emblema de la familia Pamphili, que también ordenó la construcción de la fuente.

La segunda fuente es la Fuente del Moro, con algunos elementos diseñados también por Bernini (la propia figura del moro y el delfín), pero obra de Giacomo della Porta, al igual que la última de las fuentes de la Plaza Navona, la Fuente de Neptuno, incorporada para equilibrar la distribución de elementos dentro de la plaza.

La Iglesia de Santa Inés en Agonía

En la Plaza Navona te llamará la atención una iglesia: se trata de la Iglesia de Santa Inés en Agonía (Sant’Agnese in Agone), construida también por encargo de la familia Pamphili y dedicada a esta santa cuya leyenda nos remonta a los tiempos en que esta plaza era un estadio. Cuenta la historia de Santa Inés que esta joven cristiana fue obligada a desnudarse por varios soldados romanos que pretendían violarla bajo uno de los arcos del estadio domiciano, y que de repente los cabellos de la joven comenzaron a crecer sin control, cubriéndole el cuerpo. A pesar de todo, la joven sería decapitada, y después, convertida en santa.

La fachada de la iglesia, de estilo barroco, es obra de Borromini, por lo que como ves, la Piazza Navona es un buen lugar donde admirar las creaciones de los mejores artistas italianos.

La Plaza Navona de noche: todo un espectáculo

Si tienes oportunidad, date un paseo por la Plaza Navona por la noche. El entorno cambia completamente y te sorprenderá la belleza de la plaza, sobre todo si consigues “pillar” la hora azul (ese momento del atardecer en que el cielo se vuelve azul añil).

Las fotos te quedarán estupendas :)

En Navidad, la Plaza Navona se transforma en uno de los mercados navideños con más ambiente de Roma. Ya sabes: si viajas a Roma en Navidad, la Plaza Navona es una visita imprescindible.

Dónde comer por la Plaza Navona: ¿buena o mala idea?

Si tienes la tentación de entrar en alguno de los restaurantes de la Plaza Navona, echa un vistazo primero a sus cartas. Como sucede en el resto de lugares muy turísticos de Roma, es una zona bastante cara para comer (y además, los altos precios en la ciudad no necesariamente van de la mano con la calidad).

HEY! No te olvides de reservar nuestro tours en español:

🇪🇸 Free tour Roma en español (el imprescindible) ⭐⭐⭐⭐⭐

🇪🇸 Free tour nocturno (descubre Roma de noche)

🇪🇸 Free tour Roma Antigua (de la Boca de la Verdad a la Muerte de Julio César)

¡Todos los tours se complementan, puedes reservarlos todos!

Cómo llegar a la Plaza Navona de Roma

  • Dirección: Piazza Navona, Roma.
  • En metro: Barberini (línea A)
  • A pie desde el Panteón: 5 minutos.