Dónde comer en Glasgow

Sabemos que si has llegado hasta aquí es porque te gusta viajar de otra forma.

Al estilo nómada.

Y estarás de acuerdo con nosotros en que una parte interesante y divertida en cualquier viaje es probar la gastronomía local.

Por eso hemos preparado este Dónde comer en Glasgow: nuestros restaurantes favoritos, locales singulares donde celebrar una ocasión especial y, en definitiva, un montón de sitios para comer en Glasgow que demuestran que la cocina escocesa tiene mucho que ofrecer más allá del whisky y del haggis.

¿Que qué es eso del haggis?

¡Sigue leyendo!

Qué comer en Glasgow: platos típicos escoceses

En el caso de Glasgow, puedes encontrar un sinfín de restaurantes que sirven la comida típica de Escocia.

¿Cuál es esa comida típica de Glasgow?

¡Vamos a descubrirla!

Haggis, la morcilla escocesa

Cualquier lista de comida típica de Escocia debe estar encabezada por su plato nacional, el haggis, una especie de morcilla elaborada con vísceras (espera, espeeera) aderezadas con especias y acompañada con puré de patatas. Aunque no te suene muy suculento, te animamos a que lo pruebes al menos una vez. Más adelante te recomendamos algún restaurante donde comer haggis en Glasgow.

Porridge, gachas para desayunar

Es un desayuno típico en Escocia (además del tradicional desayuno con haggis o salchichas y huevos) preparado con copos de avena remojados en leche o en agua, y endulzados con miel o azúcar. El porridge te lo preparan en muchas cafeterías y también puedes tomarlo acompañado de fruta.

Fish and Chips, pescaíto frito

Aunque lo tengas asociado a Inglaterra, el fish and chips, que no es otra cosa que pescado rebozado con patatas fritas, se come también por toda Escocia tanto a mediodía como de cena (supper). Es un plato muy típico en los pubs para acompañarlo con una pinta de cerveza.

Shortbreads, galletas de mantequilla

Si te gusta el dulce tienes que probar estas galletas, que son las galletas típicas escocesas. Elaboradas con (mucha) mantequilla, las más famosas son las de la marca Walker (reconocibles por el envase de cuadros escoceses rojos). Son un vicio: advertido quedas.

Whisky, ¿quién dijo agua?

El whisky escocés es famoso en todo el mundo (tienen miles de variedades), por lo que si te gusta no dudes en darte el gusto de probarlo aquí. En Escocia se toma solo y sin hielo y puedes visitar un montón de destilerías en Glasgow y alrededores si te pica la curiosidad y quieres conocer su proceso de elaboración.

Irn Bru

Dicen de este refresco que es la otra bebida nacional de Escocia. Se trata de una bebida gaseosa de color naranja que puedes encontrar en cualquier bar de Glasgow.

Dónde comer en Glasgow: restaurantes recomendados

Ya sabes qué comer en Glasgow o, al menos, qué probar si quieres conocer la comida escocesa tradicional; ahora vamos a lo que nos interesa: dónde comer en Glasgow.

Desterrado el mito de que en el Reino Unido no se puede comer bien, vamos a descubrir cuáles son los mejores restaurantes de Glasgow para probar platos típicos, para una cena romántica o para tomar algo rápido sin sacrificar el bolsillo.

Ahora sí: ¡hora de comer en Glasgow!

The Sisters Restaurant (36 Kelvingrove Street/1a Ashwood Gardens)

Las hermanas O’donell han entrado directas, en los últimos años, en la lista de los chefs más famosos de Glasgow, y no es para menos. Si disfrutas de la buena mesa y te apetece darte un homenaje gastronómico, te recomendamos reservar en alguno de los restaurantes de The Sisters, cuya cocina, inspirada en la cocina tradicional escocesa, se traduce en platos bien hechos, bien presentados y por encima de todo, muy ricos. Lo mejor es que no son restaurantes muy caros: los platos principales no exceden las 20 £.

The Hidden Lane Tearoom (1103 Argyle Street/Unit 8, The Hidden Lane)

Ya te hablamos de este local en nuestro artículo donde descubrimos los lanes de Glasgow, y es que este salón de té es tan pero tan mono (perdón; es el mejor adjetivo para describirlo) que hay que hacer una parada en él para tomarse un té en la taza de la abuela y ponerse hasta arriba de scones y minisándwiches servidos en una bandeja de varias plantas más propia de las meriendas en Downton Abbey que del siglo XXI. Los desayunos están de chuparse los dedos e incluyen opciones como huevos y tostadas con aguacate, granola, porridge y un montón de tartas.

The Willow Tea Rooms (97 Buchanan St)

Tienen dos locales, pero el más céntrico es el de Buchanan Street. Un salón de té ya legendario en Glasgow, cuyos muebles diseñados por Mackintosh fueron toda una revolución en su día. Es otra buena opción para tomar un afternoon tea, que cuesta 12,95 £ e incluye un sándwich y una tarta a tu elección, un scone y un café o té. Conviene reservar desde su web para asegurarte la mesa, pero si vas sin reserva previa ojo con la hora: cierran a las 18:30 horas todos los días.

Ubiquitous Chip (12 Ashton Ln)

Al igual que el anterior, este restaurante es toda una institución en Glasgow. Situado en uno de los extremos de Ashton Lane, lo lleva la misma familia desde su fundación y aunque el precio del menú es elevado, merece la pena si no te importa invertir un poco más en comer bien y si te apetece probar cocina escocesa moderna (los precios de los platos están entre 15 y 35 £). El propio local es muy agradable y acogedor, decorado con estilo y perfecto para celebrar una ocasión especial.

The Hanoi Bike Shop (8 Ruthven Ln)

Un restaurante vietnamita ubicado en una antigua tienda de bicicletas de la que han conservado algunos elementos integrados en la decoración y mezclados con farolillos rojos ; la comida es sencilla y en general está buena, pero nos gusta sobre todo por ubicación en uno de los lanes menos turísticos de Glasgow y por su terraza en verano, donde da gusto sentarse a disfrutar de una cerveza fresquita acompañada por alguno de sus platos típicos vietnamitas, ideales para compartir. También tienen muchas opciones vegetarianas y veganas.

The Corinthian Club (191 Ingram St)

Ubicado en uno de los edificios históricos más bonitos de la ciudad (que ejerció como sede de un banco y tribunal), The Corintian es uno de los restaurantes más exclusivos de Glasgow. Si estás buscando un lugar para una comida o cena un poco especial, inspirada en la comida típica escocesa pero con un giro sofisticado, puedes reservar aquí. Tienen menús cerrados a un precio medio y también puedes comer a la carta sin ser excesivamente caro (platos principales entre 12 y 15 £).

Y si no quieres gastar demasiado y te apetece conocer el sitio puedes reservar mesa para un afternoon tea, cuyo precio por persona oscila las 20 £ o para un auténtico desayuno escocés por 10 £. Si quieres rizar el rizo, tómatelo en su terraza superior. Un pequeño lujo muy british.

Dónde cenar en Glasgow (y tomarse una copa después)

Cualquiera de los restaurantes de Glasgow que te hemos recomendado hasta ahora servirían para una buena cena, pero aquí van algunas sugerencias más inspiradas por nuestros últimos descubrimientos en la ciudad, por si te apetece algo diferente o más especial:

Stravaigin (28 Gibson St)

Un restaurante que combina los platos típicos escoceses con la cocina asiática, con un resultado bastante sabroso. El precio es medio (entre 10 y 15 £ un plato principal) y está muy bien si buscas un local acogedor y con comida diferente para cenar por la zona de la Universidad de Glasgow.

Number 16 (16 Byres Road)

Al igual que el anterior, en Number 16 preparan con acierto platos escoceses con toques modernos. La verdad es que todos los platos son de esos que te entran por los ojos por su colorido y su presentación; los menús van cambiando según los ingredientes disponibles en el mercado, son muy amables y conviene reservar si quieres cenar allí porque es un local pequeñito.

Embargo (71-77 Byres Road)

En pleno West End se ubica uno de nuestros restaurantes favoritos, Embargo, donde además de cenar suculentos platos inspirados en la comida tailandesa y japonesa (el ramen está buenísimo) puedes acompañarlos con alguno de sus cócteles, que están adquiriendo cierta fama (merecida) entre los locales.

Para tomar una cerveza o un cóctel por la noche, además de este último, te aconsejamos la zona de Merchant City: encontrarás infinidad de pubs y locales donde tomar una copa concentrados a los largo de Ingram Street y Albion Street.

En The Corintian, el restaurante ubicado en un antiguo banco del que te hablamos más arriba, también tienen una buena selección de cócteles.

Dónde comer en Glasgow BARATO: 5 restaurantes recomendados

Si tiene una ventaja Glasgow respecto al resto de Escocia es que, pese a ser su ciudad de mayor tamaño, es una de las más económicas en ciertos aspectos, y uno de ellos es la comida.

Como ciudad universitaria y todavía no del todo explotada para el turismo, encontrarás infinidad de restaurantes baratos en Glasgow, incluso en las zonas más posh, como el West End, donde comer bien sin pagar mucho.

Consejos para comer barato en Glasgow

Si tu presupuesto para comer en Glasgow es muy, muy ajustado, siempre puedes recurrir a los supermercados. Hay muchos, tienen cientos de opciones y suelen ofrecer comidas preparadas (Deal Meal), un pack que incluye un sándwich, algo de picar o una piezas de fruta junto con la bebida.

Para comer “de restaurante” pero sin gastar tanto, la mejor alternativa son los pubs. A mediodía suelen tener plato del día más bebida a un precio fijo (lo malo es que no hay mucha variedad, suelen ser el mismo estilo de comida rápida tipo fish and chips, pasta o hamburguesa). Algunos incluso tienen ofertas a ciertas horas, por ejemplo si vas a cenar muy temprano.

Igualmente, es posible comer en Glasgow con un presupuesto reducido.

Aquí va nuestra selección de restaurantes baratos en Glasgow:

Where The Monkey Sleeps (182 West Regent Street)

Este local con nombre peculiar es uno de los restaurantes en Glasgow con mejor relación calidad-precio; a nosotros nos gusta para desayunar, pues tienen muchas opciones, desde el desayuno típico escocés a un brunch más sanote, incluyendo opciones veganas. También está bien para comer algo rápido a mediodía tipo sándwich o tomar un capuchino (muy bueno) o un batido de frutas fresquito.

MacTassos (Kelvin Way)

Técnicamente no es un restaurante, sino una furgoneta de comida callejera griega. Las pitas rellenas están buenísimas, y las puedes pedir de varios tipos de carne, incluso vegetarianas. Suelen tener cola y no nos extraña: para comer algo rápido y barato, es una de las mejores opciones (está cerca del Museo Kelvingrove). Encontrar la furgoneta no tiene pérdida: la reconocerás por la fotografía de Santorini con sus famosas cúpulas azules, cómica e inconfundible en el habitual escenario nublado de Glasgow.

Paesano Pizza (94 Miller St/471 Great Western Rd)

Da igual dónde busques dónde comer en Glasgow: todo el mundo te va a recomendar Paesano Pizza. No es que nos hayamos puesto de acuerdo, es que esta pizzería napolitana es, realmente, una joyita en Glasgow para los amantes de la pizza. En Paesano presumen de hacer la pizza al más puro estilo napolitano y, habiendo probado las dos (las de Paesano y las de Nápoles) tenemos que decir que aunque Nápoles es mucho Nápoles a la hora de comer, las pizzas de Paesano están bastante buenas. Si buscas un sitio bueno y barato donde comer en Glasgow, ya lo has encontrado. No admiten reservas, así que mejor ir temprano a alguno de los dos locales que tienen porque tanto el del centro como el del West End, se llenan rápido.

Ranjit’s Kitchen (607 Pollokshaws Road)

Dicen que es uno de los mejores restaurantes indios de Glasgow, que no es decir poco en un país donde los restaurantes de este tipo se encuentran a la vuelta de cualquier esquina. A nosotros nos gusta por la variedad de sus platos, la amabilidad de sus camareros y los precios más que razonables para lo bien que se come. También tienen platos vegetarianos y veganos.

The Wild Olive Tree (163 Buchanan St -St George’s Tron Church of Scotland-)

Otro local mítico en Glasgow es este café ubicado dentro de una iglesia situada muy cerca de la estación de metro de Buchanan. Igual así a priori no te suena como el primer sitio al que irías a comer, pero lo cierto es que tiene dos puntos a favor (aparte de su curiosa ubicación): la comida está buena y lo recaudado se dona, por lo que además de llenar la barriga estarás contribuyendo a diversas causas benéficas. En invierno tienen una buena selección de sopas calentitas por menos de 5 £, y para merendar son muy alabados sus scones, los bollos típicos para acompañar el té de la tarde en UK.

Para desayunar o merendar o simplemente comprar algo rápido y un café calentito para llenar la barriga antes de empezar a hacer turismo, te recomendamos las pastelerías McCune Smith Cafe (3-5 Duke Street), Jodandys (1139 Pollokshaws Road) y My Home Bakery (59 Hyndland Street, una pastelería del West End con infinidad de dulces para llevar).

Mención aparte merece el paraíso de los golosos en Glasgow:

Tantrum Doughnuts (27 Old Dumbarton Road)

Si Homer Simpson se hiciera una escapada a Glasgow sería difícil despegarlo del mostrador de esta pastelería especializada en donuts, cuya variedad es infinita. A nosotros nos gustó especialmente el donut de créme brûlée pero te advertimos: la sobredosis de azúcar es importante, así que mejor tomárselo de desayuno antes de lanzarse a patear la ciudad.

Si buscas algo más sano…

Picnic (103 Ingram St)

Si estás buscando restaurantes veganos en Glasgow, Picnic es tu mejor opción, pues su carta es 100% vegana. Todo está muy bueno y los precios son económicos; puedes desde desayunar un porridge de avena o un bizcocho casero a tomar un sándwich o una ensalada.

Pizza Punks (90 St. Vincent St)

Una pizzería artesanal con muchas opciones veganas y pizzas sin gluten (además de las pizzas habituales).

…o si lo que te apetece es una buena hamburguesa

Prueba con Steak Cattle & Roll (Sauchiehall St 396) o Bread Meats Bread (tienen varios locales, prueba con el del centro, cerca de Buchanan Steet, o con el del West End, en Great Western Rd 701).

¿Dónde tomarse una buena pinta en Glasgow?

No vamos a negar que hacer una selección de cervecerías en Glasgow es una ardua tarea, pues existen miles de pubs en la ciudad donde tomarse una pinta con música en directo, acompañada de un buen plato de comida escocesa o cobijados entre las paredes de alguna taberna con varios siglos de existencia. Hay bares para todos los gustos y presupuestos y por eso les hemos dedicado un artículo propio a los pubs en Glasgow.

Información práctica: dos and don’ts a la hora de comer en Glasgow

Por último, te ofrecemos una serie de consejos útiles para comer en Glasgow.

La hora: ¡vigila el reloj!

Los horarios para comer en Glasgow son muy diferentes a los que solemos tener los españoles. Se come temprano (a partir de las 12:00 horas) y se cena más temprano aún (los restaurantes empiezan a servir cenas a partir de las 18:00 horas). No te asustes: no tienes que comerte un haggis a la hora en que normalmente te estás tomando el café, pero sí intentar no ir a cenar más allá de las 20:00 horas. De todas formas, los pubs siempre son una opción para comer a deshoras, pues ofrecen platos sencillos (fish and chips, pastel de carne, hamburguesas, etc.) sin restricciones horarias tan estrictas.

El agua, del grifo

Si no quieres pagar el agua embotellada, pide agua del grifo. Es sana, es gratis y es ecológica. Indica al camarero que quieres tap water (agua del grifo) y te servirá una jarra de agua sin problemas, es algo normal en Escocia y no te mirarán mal.

Si tienes alergias alimentarias

Estás de suerte, porque Glasgow y Escocia en general están bastante concienciados con este tema y es raro encontrar un menú donde no estén especificados los alérgenos de cada plato. De todas formas, recuerda preguntar en caso de duda y, si el inglés no se te da bien, llévate anotada desde España la traducción al inglés de los alimentos que no puedes comer para mostrarla en el restaurante antes de pedir. Mejor no jugársela.

Propinas en Glasgow

En los restaurantes de Glasgow (y en el resto de Escocia en general) las propinas funcionan de forma similar a España. Si has quedado contento con la comida y el servicio, puedes redondear la cuenta o dejar un pequeño extra cuando pagues. En los bares y cafeterías también puedes hacerlo, pero en este tipo de establecimientos es más habitual que tengan un bote común para propinas en la barra donde puedes echar la cantidad que tú consideres.

Comer en Glasgow con niños

Muchos restaurantes de Glasgow disponen de trona para bebés e, incluso, de cambiador de pañales en los baños. Sin embargo, si viajas a Glasgow con niños y quieres entrar a un pub tendrás que estar atento a la hora, pues a partir de cierta hora de la tarde se prohíbe el acceso a menores de edad. Por lo demás, los restaurantes de Glasgow están bastante adaptados para familias y no tendréis problemas en encontrar menús para niños o locales que tengan trona y menú infantil.